Con este blog queremos ahondar y buscar sugerencias sobre el mundo del pavimento en su totalidad, porque la complejidad y la atracción de este mundo, que se compone de tecnología, artesanía, diseño, creatividad y mucho más, no deja de sorprendernos nunca... y estamos seguros de que también te sorprenderán a ti.

Chevrón: cuando el patrón de tendencia abraza la superficie cerámica

Martes 10 Marzo 2015
Marketing Mirage
Written by
Marketing Mirage

“Aquí tenemos un patrón Chevrón o en espiga o espinapez.
Es un motivo de diseño que se encuentra en los antiguos templos hindúes, en la alfarería Hopi, en el Art Decó francés, en los ponchos hippies y así hasta el principio de los tiempos. Lo hemos utilizado en la pintura decorativa durante varios años y, por alguna razón, este verano alcanzó un punto de inflexión. El Chevrón estaba por todas partes. Quiero decir: realmente por todas partes - en cojines decorativos, bolsos de mano, fundas para móviles y, especialmente, en los vestidos veraniegos sueltos de todas las mujeres que caminaban por la calle.”


Con estas palabras Maxwell Ryan, un famoso bloguero y trendsetter norteamericano, comenta la propagación desenfrenada del patrón Chevrón, el famoso motivo en zigzag que casi de la nada, después de un lapso de monotonía cromática, ha invadido cada rincón. Se refiere al verano de 2012 y a un auténtico renacimiento de este patrón. Un retorno que ha conquistado un papel importante en las fundas de móviles y vestidos de verano, para entrar (nuevamente) en la vivienda e invadir los muebles y alfombras.
El resurgimiento del motivo en espinapez no ha dejado de lado ningún accesorio de diseño de interiores o de moda: los cojines y cortinas, la ropa de cama y hasta las varillas de las gafas de sol, bolsos y zapatos. En definitiva, una manía que ha conquistado los diversos campos y sectores de aplicación.

Una moda que no se ve en la calle no es moda, decía Coco Chanel y, desde este punto de vista, la espiga es, de pleno derecho, una tendencia redescubierta.
Sin embargo, cabe decir que este patrón nos llega de épocas remotas.
Fue utilizado por los antiguos griegos para decorar jarrones y adornos. En la iconografía clásica se inscribía en un sistema de signos atribuibles a la matriz de la vida y la fertilidad. Unos signos positivos y fuertes nos llegan de épocas más contemporáneas - hablamos del diseño de interiores de los años 70 - justamente con la intención de definir un mood habitacional y un símbolo de estatus centrado en la explosión creativa, en todas sus formas.

Hoy Mirage redescubre la elegancia retro y crea un nuevo formato que recupera en todos sus aspectos el clásico patrón espinapez. Se parte de una baldosa, de 19,70 x 120 cm, que se coloca para obtener un ritmo matérico, capaz de transmitir una nueva cadencia al espacio. El efecto que se obtiene es el de una V invertida repetida: un espinapez que da movimiento a la composición.

El gres porcelánico se transforma así en armonía compositiva, digna de ser descubierta en su cálida variante efecto madera: la colección Nau, una baldosa que se caracteriza por la presencia de rayas, cepillados, signos de desgaste y huellas de manualidad artesanal típicas del elemento natural. La sensación atemporal de las superficies desgastadas se traduce en paneles únicos que transforman cualquier espacio en un lugar auténtico.